¿Das cuando te piden, y pides lo que necesitas?

people-2557399_1920Las relaciones que ayudan a crecer y evolucionar en cualquier ámbito de nuestra vida son las se basan en estos dos premisas:

  • Uno sólo da cuando le piden (y quiere y puede darlo).
  • Uno pide lo que necesita (y no espera a que el otro lo adivine).

¿Qué tipo de relaciones tienes? ¿Vas de grande (das mucho y recibes poco), de pequeño (recibes mucho y das poco) o por el contrario, mantienes un intercambio equilibrado (relaciones entre iguales/adutas)? ¿Cómo te sientes entre lo que das y recibes en cada una de las relaciones que mantienes?

Si uno se anticipa a darle a alguien algo que necesita, está entendiendo que sabe que esto va a ser muy bueno para la otra persona; en cualquier caso se pone por encima (de grande) al creer que sabe más de lo que esa persona sabe y necesita. Si queremos tratar a esa persona como adulta, hay que dejar que sea ella quien se dé cuenta de lo que necesita y lo pida.

Por el contrario, si una persona espera a que el otro adivine lo que necesita, se coloca en una posición de “pequeño”, al dar a entender a la otra persona un estatus en  el que tendría que saber lo que este quiere (y a veces ni uno mismo sabe lo que realmente quiere). La única relación en la vida en que una persona debe adivinar lo que otra quiere, es cuando somos pequeños y nuestro padres tienen que saber nuestras necesidades o los que nos conviene.

Las relaciones desequilibradas, en las que uno va de grande y el otro de pequeño, se pierde mucha confianza, y cuando esto pasa, se genera descontecto, y apartir de ahí, la motivación, la productividad y al eficiencia descienden.

A nivel empresarial, las relaciones entre personas en una empresa (jefe, colaborador, trabajador, etc.) también son relaciones entre iguales, aunque se suele pensar que como el líder es grande con relación al empleado/colaborador, tendrá que darle más. Sin embargo, el líder sólo tiene que dar o proporcionar lo necesario para la consecución del objetivo, y debe tratar a los componentes de su equipo como adultos. Otra cosa es que, dependientdo de la empresa hay funciones de mayor o menor importancia, aunque no por ello las relaciones deben dejar de ser adultas.

¿Te animas a poner en práctica estas premisas?

 

 

Acerca de Raquel Manchado

Soy un individuo curioso, creativo e innovador, que siempre va más allá de lo que a simple vista se ve, y que aspiro a algo sencillo: ser feliz.
Esta entrada fue publicada en RRHH, Sistémica. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s