La relación ente Urbacoaching y las Constelaciones

Hace un año mi curiosidad por saber cómo un observador aparentemente similar a mí (arquitecto) se había reinventado, me llevó conocer a Ángel de Lope y a asistir a uno de sus talleres de Constelaciones Familiares en Madrid. Recuerdo que fui al taller sin saber nada de las constelaciones y al final del día mi sensación era que acababa de abrir una ventana nueva, y que de alguna manera tenía una relación con Urbacoaching, pero que no era el momento aún de explorarlo. Hace un mes volví a uno de sus talleres y tuve la misma sensación, pero esta vez mi cabeza empieza a razonar lo que mi corazón sintió: creo que la metodología que emplea Ángel es uno de los posibles caminos para desarrollar la habilidad de gestionar el entorno de la entrada anterior.
Entendiendo por un sistema, un conjunto de elementos interconectados entre si para un objetivo común, el Coaching Sistémico y las Constelaciones Organizacionales se basan en que cualquier asunto o problema siempre pertenece a un sistema, igual que las personas que están en ellos. Ambas metodologías observan la interrelación humana existente entre las personas y su relación con el sistema.
A la persona nunca se la mira como elemento aislado, sino como perteneciente al sistema, por lo que el individuo pierde protagonismo en favor del mismo. Cuando buscamos una solución no la buscamos la mejor sólo para el individuo o el elemento, sino la mejor para el sistema entero, porque si fuera sólo para el individuo sería una solución a corto plazo, mientras que una solución para el sistema entero, es una solución a largo plazo y mucho más duradera.
La ventaja de trabajar de una manera sistémica, es que la persona se puede ver a sí mismo y al resto de equipos o de elementos que forman en el sistema, pero a su vez todos los demás miembros también ven al resto, con lo cual cada persona tiene una doble posición: no sólo se ve individualmente, sino cómo ve al equipo y cómo el equipo además lo ve a el.
¿Y yo me pregunto? Si Ángel ha sido capaz de llevar la visión sistémica de Hellinger a las organizaciones, ¿por qué no lo podemos aplicar en el sistema urbanístico? Y si… poco a poco, a cada uno de los agentes que intervienen en el sistema, se les da unas nociones básicas de las leyes Sistémicas y las Configuraciones espaciales, ¿no creen ustedes que los resultados de los procesos serían más óptimos? ¿Quien ha dicho que sólo me tengo que aprender las leyes que le son de aplicación a los documentos? ¿Para cuando las “leyes” que nos enseñen a gestionar de una forma efectiva, el sistema en el que interaccionamos?
Como decía Eric Hoffer,
“En tiempos de cambio, quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe”.

Acerca de Raquel Manchado

Soy un individuo curioso, creativo e innovador, que siempre va más allá de lo que a simple vista se ve, y que aspiro a algo sencillo: ser feliz.
Esta entrada fue publicada en Coaching, RRHH, Urbanismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s